Blog

Consulta Nutricional ¿Lujo o necesidad?

home-business-service-slide-01
Health Coaching

Consulta Nutricional ¿Lujo o necesidad?

“Yo no voy a donde un nutricionista, porque a mí me gusta comer de todo” 

“A mí que ni me manden a la nutricionista, porque yo no sirvo para hacer dieta” 

“Yo no podría ir donde la nutricionista, me encanta la comida” 

¿Has oído estas frases? O mejor aún, ¿Has dicho alguna de estas frases o algo parecido? Durante mucho tiempo se ha tenido la creencia que los profesionales en nutrición nos dedicamos a prohibir, restringir y limitar comida. Sin embargo, la labor del nutricionista no es esa, todo lo contrario, la labor del nutricionista es guiar y orientar y con ello enseñar el verdadero sentido de la nutrición. 

Cuando hablamos de nutrición nos referimos al proceso biológico que realizan los seres vivos cuando absorben de los alimentos los nutrientes necesarios para la vida. Se lee sencillo y la mayoría de nosotros no estamos ni cerca de imaginar lo complejo de este proceso. El gran trabajo que hace nuestro cuerpo (en su totalidad) para que esos nutrientes que aportan los alimentos sean absorbidos y llevados a los lugares justos donde son requeridos, es inmenso. Si ese trabajo no se realiza de forma correcta nos enfermaríamos en un periodo de tiempo muy corto. 

Por esta razón, es importante definir el papel del nutricionista y conocer que una consulta con un profesional de la nutrición no tiene nada que ver con peso y que mucho menos se basa en “hacer dieta” para estar delgado y listo.  

La consulta nutricional es una gran herramienta para mejorar nuestra alimentación y todo lo relacionado con ella, una vez que nuestra alimentación se encuentra en equilibrio, sea variada y completa los beneficios secundarios se harán notar: Pérdida de peso o aumento de masa muscular, mejoría significativa en enfermedades metabólicas como hipertensión, diabetes, colesterol y triglicéridos, mejor apariencia de la piel, cabello y uñas, más energía, mejor y mayor descanso, más motivación y alegría, entre otros muchos más. 

Los profesionales en nutrición se encuentran capacitados para realizar diversas funciones, algunas de ellas son: 

· Elaborar un plan de menú personalizado según la edad, sexo, actividad física y condición económica de las personas, el cual tendrá como objetivo satisfacer las necesidades de nutrientes, vitaminas, minerales, agua y fibra que requiere nuestro cuerpo. 

· Realizar valoraciones antropométricas, es decir, valorar el estado físico con respecto al peso, la altura, el porcentaje de grasa y músculo corporal, la cantidad de grasa que se encuentra entre las vísceras, el índice de masa corporal (el cual indica salud según la OMS) y el tamaño de la estructura ósea. 

· Crear con cada cliente o paciente metas que apoyen la salud, haciendo con esto que la motivación siempre forme parte de los procesos y seguimientos nutricionales. 

· Elaborar menús para familias, individuos o instituciones con el fin de que este menú sea equilibrado, completo, balanceado y lleno de nutrientes para fortalecer la salud. 

· Calcular planes nutricionales específicos: Personas con alergias alimentarias, alimentación para celiacos, planes vegetarianos y veganos. 

· Preparar recetas, ricas en nutrientes, bajas en calorías, que aporten dosis específicas de fibra, vitaminas o minerales con el fin de tener una alimentación saludable y deliciosa. 

· Enseñar técnicas de conservación de alimentos con el fin de que estos se aprovechen al máximo y así reducir el desperdicio. 

· Capacitar a sus clientes o pacientes a realizar una correcta interpretación de etiquetas, con el fin de que se hagan compras inteligentes, saludables y económicas. 

· Guiar en cuanto a normas de inocuidad e higiene para la elaboración de alimentos con el fin de que estos no enfermen a las personas que los consumen. 

· Planear menús de alimentación para prevenir, controlar, mejorar y hasta curar diversos tipos de enfermedades. 

· Crear menús y planes nutricionales para personas con distintos requerimientos calóricos: Embarazo, lactancia, bebes prematuros, recién nacidos con bajo peso, niños, adolescentes, deportistas, adultos mayores. 

· Trabajar de forma grupal con el fin de educar y mejora la salud de poblaciones específicas. 

· Asesorar restaurantes, hospitales, hoteles, hogar de ancianos, instituciones públicas o privadas que cuente con comedores públicos con el fin de que los procesos de elaboración, manufactura y preparación sean los adecuados y correctos según la población meta de cada una de estas. 

· Elaborar y analizar productos para la elaboración de etiquetas nutricionales y normas de empacado.   

· Entre otras muchas más. 

Por esta y muchas razones, la consulta nutricional no debería ser un lujo, ya que si se invierte un poco más de tiempo, dinero y amor en la forma como nos alimentamos, en la relación con la comida y la relación con nosotros mismos, nos ahorraríamos muchísimas molestias físicas, enfermedades y padecimientos en un futuro. 

Todos merecemos estar saludables y el acudir a una consulta nutricional sería una herramienta perfecta para empezar.

Lista de Deseos 0
Abrir chat